Los nuevos topes de facturación para monotributistas y autónomos comienzan a regir desde este viernes, de acuerdo a los establecido por la Ley de Alivio Fiscal sancionada por el Senado de la Nación, que beneficia a alrededor de 4,5 millones de monotributistas y 140.000 autónomos.

La ley actualiza la facturación de los monotributistas para evitar que tengan que cambiar de categoría y pagar mayores cuotas; y, por otro lado, aumenta las deducciones del impuesto a las Ganancias que pagan los empleados que revisten en la categoría de autónomos.

Así se elevó en un 60% el monto tope de las primeras cuatro categorías del monotributo, y en un 29% la del resto mientras que en las dos primeras -A y B- se eliminó el pago del componente impositivo, por lo que la cuota mensual pasó a ser de $288 y $555 por mes, respectivamente.

Este beneficio es para los monotributistas «puros», es decir para quienes no tienen otros ingresos ya sea por jubilaciones, relación de dependencia, rentas financieras o alquiler de inmuebles.

De acuerdo a lo definido en la ley, la facturación que podrá alcanzar cada categoría del monotributo será:

$ 748.382 para la A;

$ 1.112.459 la B;

$ 1.557.443 la C;

$ 1.934.273 la D;

$ 2.277.684,56 la E;

$ 2.847.105,70 la F;

$ 3.416.526,83 la G;

$ 4.229.985,60 la H;

$ 4.734.330,03 la I;

$ 5.425.770,00 la J;

$ 6.019.594,89 la K.

Los cambios impactan positivamente en la situación económica de 4.498.419 monotributistas, de los cuales el 39% residente en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) y el 61% restante en el resto del país.

Con respecto a los autónomos, se determinó de 2 a 2,5 veces la deducción especial y en triplicar la de nuevos profesionales.