La líder de la Coalición Cívica contó que vive «acosada desde 1996» cuando le «pusieron tres balas» diciendo «vamos por tu familia a liquidarte». También afirmó que «grupos empresarios» le «ofrecieron 100 millones de dólares para ser presidenta».

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, volvió a apuntar contra el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, sobre quien su partido envió el pedido de juicio político a la Cámara de Diputados. «Es un intocable en la Justicia», dijo sobre el funcionario nacional al tiempo que relató las amenazas que sufrió en su carrera política: «Vivo acosada desde 1996, me pusieron tres balas diciendo que iban por mi familia».

«La violencia se desata cuando los violentos ocupan el poder porque no hay mayor ejemplo que si un gobierno elige como ministro de Seguridad a un violento es una habilitación a la violencia de todos», expresó Lilita Carrió en una entrevista en LN+, luego de que su partido enviara a Diputados el pedido de juicio político contra Fernández por su amenaza al dibujante Nik.

En esa línea, afirmó que el funcionario “amenaza como un mafioso”. “Me parece muy importante que salgamos todos por lo de Nik porque la verdad es que cuando vinieron contra mis hijos con una operación terrible, no salió la clase política y me acostumbré a defenderme sola”, agregó.

«No se trata solo de Nik, a quien envió toda mi solidaridad, se trata de una amenaza a toda una comunidad que viene amenazada por siglos en su familia y que tuvo Auschwitz. Entonces no es una cosa menor, es imperdonable. Si no es destituido ahora va a ser destituido con la nueva mayoría porque puede estar la fiesta de Olivos pero hay algo del orden de lo imperdonable cuando la amenaza es contra un periodista, pero también contra la humanidad”, siguió.

En ese sentido, opinó que Alberto Fernández no le pide la renuncia a Aníbal “porque no tiene con quién cubrir ese cargo”. Además, señaló: «Aníbal es un intocable en la Justicia. No podemos ir contra Aníbal. Te lo dicen los propios jueces y lo peor es que lo dice la política. Toda la política le teme y necesitamos diputados que no le teman».