«No es lo mismo el consumo recreativo que un consumo en un contexto de vulnerabilidad», aclaró la precandidata a diputada porteña. El trapero respondió que «un narco puede estar en cualquier lado» y que «Palermo y las villas son lo mismo».

La precandidata a diputada nacional por Juntos, María Eugenia Vidal, aseguró el miércoles 1 de miércoles haberse cruzado con el trapero L-Gante e intercambiar palabras sobre el consumo de marihuana: «Coincidimos en que el problema es el tráfico».

“Me lo cruce en el piso. Nos saludamos. Aproveché para hablar del tema de la marihuana y en algo coincidimos: el problema es el tráfico”, sostuvo Vidal en declaraciones emitidas en LN+. Acto seguido, continuó explayándose sobre el tópico.

»Lo que dije es lo que digo hace muchos años. No es un problema de barrios. El problema es que no es lo mismo el consumo recreativo con proyecto de vida y marco de contención, que un consumo en un contexto de vulnerabilidad», agregó.

Y concluyó: »Nos quieren distraer con este debate, y no persiguen a los narcos desde que nos fuimos». El martes 31 de agosto, la precandidata a diputada reflexionó sobre la legalización del cannabis y realizó una comparación que generó polémica.

En una entrevista que brindó a Filo.News, la exgobernadora bonaerense opinó: «Una cosa es fumarte un porro en Palermo y otra en la 1-11-14, con narcos que te ofrezcan todos los días. Por esos pibes, creo que no estamos listos para avanzar con la legalización».

La respuesta de L-Gante: con respecto a la marihuana, sostuvo: «Quizás el problema es que ella no sabe cómo decir que te podés fumar un porro, pero el problema es el tráfico».

«Entonces confunden y envuelven las cosas. En mi caso no tengo una enfermedad, pero lo uso (a la marihuana) para bajar el estrés”, admitió el trapero a continuación y precisó: »Cuando yo dejé la escuela no fumaba porro. Para mí está de más decir la ubicación».

Manteniendo el foco de la discusión en la droga, analizó: »La marihuana no dejé de consumir, el alcohol y el tabaco sí. Antes me gustaba, era más por gusto. Un narco puede estar en cualquier lado. Palermo y las villas que dijo, para mí es lo mismo».