En 2017 lo encontraron lastimado. Hoy es el amo de los Estudios Baires, donde los equipos de Laflia y de Polka lo adoptaron como propio.

No hay persona que haya pisado los Estudios Baires, lugar desde donde se emite ShowMatch y también funciona la productora Polka, que no conozca a Tony. Su nombre es tan popular allí como el de los mismísimos Marcelo Tinelli y Adrián Suar. Y no hablamos de una persona sino de un perro callejero que se terminó robando el corazón de todos: desde el del personal de seguridad, maquilladores y peinadores hasta el de las grandes figuras de El Trece.

“En 2017, Ariel, un chico que trabaja en el predio, lo encontró cerca de la Panamericana y lo trajo”, comienza contando Pablo Repetto, intendente del lugar, a Teleshow. En aquél entonces, Tony era muy reacio al trato con la gente. “Se ve que estaba golpeado y había sido lastimado y maltratado, entonces cuando lo querías tocar, no se dejaba”, explica.

Al principio, cuando recién lo habían traído a los estudios ubicados en Don Torcuato, siempre frecuentaba el sector del fondo, donde el personal de logística le daba de comer, pero solía escaparse y hacer pozos. En ese momento, también había otros seis o siete perros en el predio, que no lo querían mucho y ya habían tenido varios cruces. Cuando llegó la pandemia en marzo de 2020 y el lugar tuvo que cerrar, los otros animales fueron adoptados por gente de vestuario, de arte y otros sectores, entonces Tony quedó como el único perro del sitio. “Nadie se lo quería quedar porque era el perro malo, pero terminó siendo un pan de Dios cuando empezó a tener relación con todo el mundo”, relata Pablo, y destaca que fue Tinelli uno de los que más impulsó la idea de que lo dejen quedarse en el predio.

Cuando lo encontraron, no gozaba de buena salud: estaba muy flaco, tenía garrapatas y pulgas. Pero inmediatamente lo llevaron a vacunar y hoy, cuatro años después, ya es toda una celebridad que tiene Instagram y varios canjes. “Lourdes Sánchez le consiguió cuchas, tiene camas en todas las guardias de seguridad, en mi oficina, le dieron collares, ropita…”, comenta, y explica cómo surgió la idea de crearle una cuenta en esa red social. “Se lo armamos nosotros con Rodrigo Mesina, uno de los peinadores de La Flia, y fue furor. Un día se metió en el medio del vivo de ShowMatch, y pasó de tener 300 seguidores a 7000 en cinco minutos. Ahora un montón de gente lo sigue, nos quieren ayudar con comida, pero gracias a Dios él está impecable”.

Incluso, Tony también tuvo su momento de fama en La 1-5-18, la nueva tira producida por Suar que se estrenará muy pronto y se está rodando en el mismo lugar. “Ya estuvo grabando, en escena, pero a veces los actores me recriminan que no lo mandamos muy seguido para allá”. Sucede que él ya tiene su rutina: vive en la oficina de Pablo, que es a quien más sigue, después hace su recorrida entre el bar, Polka y La Flia, hasta que a la noche, va rotando entre los distintos puestos de guardia. “Ya sabe dónde tiene que estar todo el tiempo, es un fenómeno”, cuenta asombrado.