Al ser declarados feriados el lunes 30 y el martes 31, la Anses determinó que todos los cobros de beneficios previstos para esos dos días se adelanten al viernes 27

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) decidió adelantar para el viernes 27 de marzo todos los pagos de jubilaciones, pensiones, Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros beneficios previstos para el lunes 30 y el martes 31 según el calendario original.

La determinación del organismo previsional fue tomada en virtud de que los últimos dos días de marzo fueron declarados días inhábiles por el Poder Ejecutivo Nacional, con el objeto de favorecer el aislamiento obligatorio decretado para evitar la expansión de la pandemia de coronavirus.

Como parte de las medidas paliativas para enfrentar la emergencia económica generada por el coronavirus, el gobierno había anunciado la semana pasada el pago de un bono extraordinario de $3.100 para todos aquellos beneficiarios que perciben la Asignación Universal por Hijo, la Asignación por Embarazo, por zona diferencial y por hijo con discapacidad.

Tras ese anuncio oficial, la Anses informó que el cobro de este beneficio extra se repartiría entre el 27, el 30 y el 31 de marzo. Ante las medidas que decretó el presidente Alberto Fernández el jueves por la noche, se decidió unificar todas las acreditaciones para el viernes 27.

Cabe aclarar que los beneficiarios no deberan acudir ese día a las sucursales bancarias ya que estarán cerradas. Lo que significa que a partir del viernes 27 tendrán disponible el dinero para retirarlo a través de cualquier cajero automático o gastarlo mediante compras con su tarjeta de débito.

En cuanto a las jubilaciones, la Anses informó además que se suspendió el trámite de fe de vida para el cobro de las jubilaciones y pensiones de marzo y abril.

La medida fue instrumentada a través de la resolución número 79/2020 publicada en el Boletín Oficial de hoy, «a los efectos de garantizar el inmediato cobro” de las prestaciones.

Más allá de la decisión de la Anses, varios bancos públicos y privados ya habían tomado la determinación de no exigir la acreditación de supervivencia hasta que termine esta situación de emergencia.

Fuente: Infobae Económico