En el radicalismo y el PRO esperan que sus intendentes sean tentados para integrarse al Gobierno provincial.

«El partido cordobés expresa el ADN de los cordobeses: un pueblo que tiene como característica la voluntad de progresar. Hacemos por Córdoba puede ser uno de los pilares políticos. En Córdoba no pensamos todos iguales, pero podemos trabajar juntos. En el partido cordobés, nadie debe integrarse, sino que es una identidad debe construirse de manera conjunta con otras fuerzas políticas». Juan Schiaretti repitió este discurso en los últimos días de la campaña.

Tras el revés del domingo, y con Juntos como una amenaza concreta hacia 2023, Schiaretti bajó a sus funcionarios la necesidad de «alambrar Córdoba» y sumar al esquema de aliados del peronismo a sectores del radicalismo y el PRO, particularmente intendentes exitosos de esos espacios.

«El modelo Córdoba sigue como un concepto, pero por ahora sin la proyección nacional de Schiaretti. La reconfiguración pasa por ampliar Hacemos por Córdoba, con el objetivo de renovarlo con nuevas figuras», dice un funcionario provincial.

En Juntos están atentos a la maniobra: «El peronismo ofrecerá pájaros en mano ahora a dirigentes de nuestro espacio. Debemos ser inteligentes para que quienes se vean tentados apuesten a los cientos de pájaros que tendremos en 2023», dice Marcos Ferrer, intendente de Río Tercero y estratega de la campaña de Rodrigo de Loredo y Luis Juez, respecto del operativo de seducción lanzado por el Gobierno provincial.

Fuente: La política online