Cuáles son las vacunas que provocaron más efectos secundarios.

El Ministerio de Salud de la Nación publicó el pasado jueves un estudio con los primeros datos sobre los efectos adversos detectados en adolescentes y menores de 11 años que recibieron la vacuna contra el Covid-19, y señalaron que “el perfil de seguridad de las vacunas es adecuado”.

El informe, que fue realizado por profesionales de la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (DiCEI) del Ministerio de Salud de la Nación en conjunto con la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas (CoNaSeVa), ilustra los datos registrados desde el inicio de la campaña en adolescentes (28 de julio del 2021) y en niños y niñas de entre 3 y 11 años (12 de octubre del 2021) hasta el 31 de octubre del 2021.

Se trata de la investigación de los “Eventos Supuestamente Atribuidos a Vacunas e Inmunizaciones” (ESAVI), que ,según el texto, los “eventos supuestamente atribuibles a la vacunación o inmunización (Esavi)” se refieren a “cualquier situación de salud no esperada (signo no favorable o no intencionado, hallazgo anormal de laboratorio, síntoma o enfermedad) que ocurre posterior a la vacunación y que no necesariamente tiene una relación causal con ésta”.

Efectos adversos
De tal modo, el reporte precisa que se aplicaron un total de 4.728.885 dosis de vacunas en adolescentes (12 a 17 años) y niños y niñas (3 a 11 años). En tanto, los menores investigados fueron inmunizados con las vacunas Moderna, Sinopharm y Pfizer.

De estas dosis, 2.796.720 fueron para el primer grupo y se registraron 484 ESAVI (con una tasa=17,3/100.000 de dosis aplicadas). Con respecto a los niños y niñas, se aplicaron 1.932.165 dosis y se registraron 153 ESAVI (con una tasa=7,9/100.000 de dosis aplicadas).

Los ESAVI de Moderna, Pfizer y Sinopharm
El estudio de la cartera sanitaria también repasó cada una de las vacunas aplicadas en adolescentes y chicos. Con respecto a la vacuna Moderna, se notificaron 326 ESAVI en adolescentes, con una media de edad de 14,6 años y 52,4% de sexo femenino. En tal sentido, 243 ESAVI fueron clasificados como relacionados a la vacuna. Además, los efectos más frecuentes fueron reacción local y síndrome pseudogripal

“De los eventos graves, nueve han sido clasificados como coincidentes (no relacionados a la vacunación), dos como no clasificables por falta de información y uno como relacionado al producto (alergia grave, que requirió observación en guardia con recuperación ad integrum). El resto de los eventos continúan en análisis”, agrega el informe.

Por otro lado, en relación a la vacuna de Pfizer, se reportaron 158 ESAVI en adolescentes, con una edad promedio de 13,8 años, siendo el 57,1% de sexo femenino. De los 158 ESAVI, 107 fueron clasificados como ESAVI relacionados. Los efectos más frecuentes fueron fiebre, cefalea, mialgias y reacción local.

En cuanto a los casos graves, dos han sido clasificados como ansiedad (episodios sincopales) y un evento como coincidente. El resto continúa en análisis. Se reportó un evento como miocarditis con recuperación ad integrum que se encuentra en análisis a la fecha”, dice el reporte.

Por último, entre los vacunados con Sinopharm, se registraron 153 ESAVI en niños de 3 a 11 años, con una media de 7,5 años y 50,3% de sexo masculino. Fueron 90 los ESAVI que se clasificaron como relacionados. Entre los eventos más frecuentes, se reportaron alergias, de características leves y moderadas, con afectación mayoritariamente en piel y también las reacciones locales en el sitio de aplicación.

De los eventos graves, tres son “coincidente” (no relacionado a la vacunación) y uno como “ansiedad a la vacunación” (episodio sincopal con posterior traumatismo que requirió observación en guardia). El resto de los eventos permanece en análisis”, explica el documento.

En conclusión, el informe expone que “el perfil de seguridad de las vacunas es adecuado”, a pesar de que “resulta imprescindible contar con sistemas robustos de vigilancia, a fin de poder garantizar siempre la seguridad de las vacunas utilizadas”.

Fuente: Página 12