Cerrado el capítulo electoral, ahora el oficialismo se prepara para reactivar la agenda productiva, que tendrá epicentro en la generación de divisas. El puntapié inicial será el sector de la minería.

El Ministerio de Desarrollo Productivo acelerará los planes para desarrollar sectores con salida exportadora. En este sentido es que se anunciará un plan estratégico para el desarrollo minero (Pedma), que busca atraer inversiones por u$s 25 mil millones en minería. Con la misma cordillera, Chile tiene exportaciones anuales de minería por u$s 42 mil millones, 16 veces más que Argentina.

La semana pasada, el Gobierno anunció que la empresa canadiense Lundin realizará una mega inversión de u$s 4200 millones para producir cobre, y en menor medida oro y plata, en la provincia de San Juan, generará 2500 empleos y u$s 1700 millones en exportaciones anuales. Tras el cierre de la minera Alumbrera, Argentina dejó de exportar cobre, mientras que en este mineral, Chile tiene exportaciones por u$s 35 mil millones. Según pudo saber este diario, hay otros 5 proyectos de inversión a punto de cerrarse en cobre, siendo un mineral que requiere mega inversiones extranjeras por al menos u$s2.000 millones.

La demanda por la minería irá en ascenso para mitigar el cambio climático, analizan desde la Secretaría de Minería, que encabeza Alberto Hensel. El economista experto en minería Nadav Rajzman, recientemente designado director nacional de promoción minera, escribió sobre los posibles usos de la minería: “La adopción de vehículos eléctricos, baterías de nueva generación y sistemas de almacenamiento, harán que los requerimientos de litio a nivel mundial se multipliquen por cinco”. Además, en el artículo publicado en la revista Misión Productiva, Rajzman agregó: “La creciente electrificación hará crecer la demanda de cobre y otros minerales, siendo que los motores de los vehículos eléctricos requieren cinco veces más cables y uniones a base de plata que los automóviles tradicionales”.

Las exportaciones en minería fueron en 2020 de u$s 2600 millones, explicadas en su mayoría por el oro y la plata, con ventas que cayeron 50% desde el pico de exportaciones en 2013. Las estimaciones de la Secretaría de Minería es que podrían triplicarse para la próxima década, por el aporte que harían el cobre y el litio. Para que puedan darse efectivamente estas proyecciones es que el Gobierno pondrá en marcha el Plan Estratégico para el Desarrollo Minero (Pedma), listo desde hace semanas, pero que el oficialismo decidió posponer durante las elecciones para evitar polémicas con una parte del ambientalismo.