Luego de reunirse hoy en la Casa Rosada el presidente Alberto Fernández con el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, el gobierno anuncia que los beneficios de la tarjeta Alimentar se incorporan a la Asignación Universal por Hijo (AUH). Esto significa que hay disponible 19000 millones de pesos por mes que habitualmente el ministerio destina a la tarjeta Alimentar que ahora se suman a la AUH.

De esta forma, ahora los beneficiarios de la tarjeta Alimentar que hasta ahora podían adquirir solamente productos de la canasta básica vía comercio electrónico, a partir de esta medida puedan sumar este dinero a la AUH y retirar el efectivo para comprar otros bienes. Además, con esta medida se beneficiarán los comercios de cercanía que no ofrecen tarjeta de débito o crédito para poder vender con la tarjeta Alimentar.

Las familias que pueden recibir este beneficio son aquellas que tienen hijos hasta 14 años de edad, las mujeres embarazadas a partir del tercer mes de gestación que reciben la AUH, las personas con discapacidades y las madres con mas de siete hijos. Las familias que cumplan estos requisitos reciben por tarjeta Alimentar 6000 pesos, cuando son dos hijos 9000 pesos y 12000 pesos aquellas familias que tienen 3 o mas hijos menores de 14 años.

La tarjeta Alimentar fue una política pública implementada por el anterior ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, en el marco de la emergencia surgida por la pandemia de Coronavirus. Tiene algunas restricciones como no poder adquirir bebidas alcohólicas, ni tener el dinero en efectivo.

El anuncio fue hecho por el ministro Juan Zabaleta y la titular de ANSES, Fernanda Raverta, en la Casa Rosada. “La AUH es una política de seguridad alimentaria puesta en marcha por el presidente a principios del 2020, que tiene una inversión de 19.000 millones de pesos por mes y dos millones trescientos mil beneficiarios y beneficiarias y cuatro millones de personas alcanzadas”, explicó Zabaleta ante los periodistas.

A la vez, Raverta sostuvo que “a partir de la escucha cotidiana, las familias encontraban dificultades al comprar con la tarjeta Alimentar, porque sólo ciertos lugares tenían la posibilidad de vender, como supermercados o que tuvieran sistemas electrónicos especiales. Muchas familias compran los alimentos en comercios de proximidad y con esto, lo que hacemos, es trasladar el monto de ingresos al cronograma de pagos de la AUH y también al instrumento de la asignación, que ahora puede ser utilizado para sacar dinero con la tarjeta. Así, ampliamos el instrumento para utilizar el dinero”.