El ministro de Seguridad disparó contra el expresidente, quien había salido a condenar la “amenaza” de Fernández al dibujante Nik, tras una pelea por redes sociales. El PRO le solicitó, mediante un comunicado, un pedido de disculpas público.

En medio del escándalo de Aníbal Fernández por su intimación a Nik, el ministro de Seguridad apuntó contra el expresidente Mauricio Macri, a quien trató de “hijo de puta”, luego de que éste saliera a criticarlo para condenar la “amenaza” de Fernández al dibujante. Inmediatamente, el PRO le exigió un pedido de disculpas público.

Luego del fuerte cruce que protagonizaron el pasado lunes Fernández y Cristian Dzwonik, alias Nik, en donde el funcionario nacional le dio a entender que sabía a qué escuelas iban sus hijas, varios dirigentes opositores salieron a repudiarlo, entre ellos Macri. «Estamos cansados de las agresiones y la soberbia. Ya le dijimos “basta”, ya no le tenemos miedo, somos millones los que sentimos este hastío», cuestionó el expresidente en Twitter, al afirmar que el «final de esta época oscura está cerca».

“Muchas escuelas y colegios de la CABA reciben subsidios del Estado y está bien. Por ejemplo la escuela/colegio ORT. ¿La conocés? Sí que la conocés…”, había tuiteado el ministro, quien, luego, en diálogo con Clarín, aseguró que no sabía a qué escuela iban las hijas de Nik. “¿Cómo puedo saber yo si van sus hijas a esa escuela?”.

“Usted es el ministro de Seguridad y tiene mucha información”, le retrucó el periodista, a lo que Fernández sentenció: «No, eso lo hace el hijo de puta de Macri. Yo no hago eso. Nik venía discutiendo conmigo el tema de las subvenciones, entonces le dije lo de la ORT, pero yo no tengo problema con eso. Si se hacen las subvenciones es correcto”.

Asimismo, aseveró que «jamás» atacó al humorista y rechazó las acusaciones por «supuesto antisemitismo» en sus expresiones. “La semana pasada estuve con el rabino (Isaac) Sacca, en la sinagoga sefardí. Ayudé a rehabilitar la sinagoga de Carlos Casares, donde vive parte de mi familia. Tengo muchos amigos judíos y una relación especial con la dirigencia de la colectividad. Jamás haría algo así”, argumentó.

En cuanto al anuncio del humorista de una denuncia en su contra, el titular de la cartera de Seguridad lanzó: «Que la haga, yo no tengo por qué esconderme. Si lo quise llamar y no me quiso escuchar».