Manuel Alberto Pistán falleció esta madrugada luego de permanecer internado durante 24 horas. Su familia realizó una protesta para pedir justicia. Hay dos detenidos.

El policía salteño Manuel Alberto Pistán falleció este sábado a la madrugada luego de permanecer internado durante 24 horas. El subcomisario, de 43 años y padre de cinco hijos, fue atacado a palazos tras intervenir en una pelea en la calle, en medio de una fiesta clandestina, en la localidad de El Galpón. Por el crimen hay dos hermanos detenidos.

El hecho ocurrió cerca de las 2 de la mañana, tras un llamado de los vecinos por los incidentes registrados en el pasaje Figueroa y la calle 25 de Mayo, donde había comenzado una pelea en medio de una fiesta clandestina. De ese modo, Pistán llegó al lugar junto al subayudante César Rodríguez.

Cuando intervino para que terminara la pelea, dos hombres lo sorprendieron por la espalda y le dieron varios palazos en la cabeza. Por su parte, Rodríguez también fue atacado tras bajar del patrullero, aunque el casco lo protegió. Así, luego de los golpes, Pistán rápidamente fue trasladado al instituto médico de General Güemes, donde 24 horas después falleció. Su familia decidió donar sus órganos.

Ante el hecho, comenzó una investigación para dar con los sospechosos por el brutal ataque. Según publicó el diario El Tribuno de Salta, ayer al mediodía, dos hermanos fueron aprehendidos en la finca La Misión, de El Galpón. Se tratan de Nahir y Cristian Puntano, ambos mayores de edad, que estaban prófugos apuntados como el principal responsable por el crimen. Los sospechosos son los dueños de la casa donde se produjo la fiesta clandestina. Según indicaron las fuentes policiales, en el momento de su detención ambos se encontraban mojados porque al parecer “cruzaron un río para seguir con su fuga”.