Una autoridad explicó que el cono principal se quebró en una parte, “dejando una colada enorme de bloques muy grandes desplazados por la ladera en dirección al mar”

La situación en los alrededores del volcán Cumbre Vieja de La Palma despierta cada vez más inquietud después de que esta mañana se rompiera el cono de la formación, al tiempo que se reproducen los focos de emisión y cerró el aeropuerto local, mientras las autoridades llaman a la calma por la intensificación de la erupción.

Si bien los especialistas que monitorean la situación han asegurado que el fenómeno es “habitual,” de acuerdo al registro del archipiélago, el daño que provoca la lava avanza. Hasta el momento se reportó la destrucción de al menos 420 construcciones.

Según los datos del programa Copernicus de la Unión Europea, que realiza un seguimiento por satélite de la situación, la lava expulsada ya cubrió alrededor de 200 hectáreas en la isla y destrozó más de 400 edificaciones desde que se inició la erupción hace más de una semana.

A su vez, se señaló que una treintena de instalaciones o viviendas quedaron afectadas, aunque sin llegar a derrumbarse. En tanto, el magma arrasó más de 16 kilómetros de rutas, de acuerdo al análisis llevado a adelante a lo largo de los últimos días.

Fuente: EL MUNDO