El Gobierno busca garantizar que quienes se beneficiaron de la suba del mínimo no imponible no vuelvan a estar alcanzados por Ganancias a partir de las mejoras salariales acordadas en paritarias.

El gobierno de Alberto Fernández ya tiene decidido elevar el Mínimo No Imponible del Impuesto a las Ganancias para garantizar que el espíritu del tributo no se vuelva distorsionar y evitar que una mayor cantidad de trabajadores vuelvan a estar alcanzados por esta obligación a partir de las mejoras salariales obtenidas en las paritarias.

Según pudo saber minutouno.com en la Casa Rosada ya se definió que se elevará por decreto el piso a partir del cual un trabajador tributa Ganancias desde los 150 mil pesos actuales hasta los 180 mil.

La gran duda por estas horas pasa por el momento en que se oficializará la decisión. Antes o después de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) es el gran dilema. En caso de definir la oficialización de la medida antes de la primera vuelta electoral habría que definir de que manera se comunica ya que desde el 18 de agosto pasado rige la veda que pesa sobre las autoridades de gobierno para que no realicen actos públicos que promuevan la captación del voto.

Ya con la sanción de la reforma al Impuesto a las Ganancias impulsada por el diputado y presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, se había logrado elevar el mínimo no imponible a 150 mil pesos y de esta manera 1,2 millones de trabajadores y jubilados dejaron de tributar.

La idea rectora del Gobierno es que el universo de contribuyentes alcanzados por el tributo se mantenga sin cambios de modo de no distorsionar su alcance tal como ocurrió durante la gestión de Mauricio Macri que, luego de prometer que ningún trabajador pagaría Ganancia, prácticamente se duplicó la cantidad de contribuyentes alcanzados por ese impuesto.

Sólo el 10% de los trabajadores formales de la Argentina tributan hoy Ganancias.