La confirmación de las lesiones surgió después de que allegados a Áñez dijeran que la expresidenta intentó quitarse la vida el sábado, en tanto que el Gobierno señaló que ella sufrió por mano propia lesiones que no revestían gravedad.

La representación en Bolivia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) constató que la expresidenta de facto Jeanine Áñez se autolesionó y permanecía recluida en una cárcel de La Paz, debilitada y con problemas emocionales, se informó este lunes.

«ONU Bolivia tuvo acceso inmediato e irrestricto al centro (penitenciario), pudiendo entrevistar a la Sra. Áñez de manera confidencial. Se constataron lesiones autoinfligidas que requirieron asistencia médica», dijo el organismo internacional en un comunicado difundido por la red social por Twitter.

Allí, indicó que la exmandataria de facto «refirió sentirse físicamente debilitada y profundamente afectada emocionalmente».

El documento fue emitido horas después de que una delegación del sistema de la ONU en el país, integrada por representantes de la Alto Comisionada para los Derechos Humanos (Acnudh) y ONU Mujeres, visitara a la exgobernante.

La confirmación de las lesiones surgió después de que allegados a Áñez dijeran que la expresidenta intentó quitarse la vida el sábado, en tanto que el Gobierno señaló que ella sufrió por mano propia lesiones que no revestían gravedad.