Rusia confirmó que en la región del Panshir se está organizando la resistencia bajo el mando el vicepresidente Saleh y Ahmed Masud, hijo de un histórico comandante antitalibán. Pidieron armas a EEUU.

La resistencia frente a los talibanes se está organizando en la región del Panshir, liderada por el vicepresidente Amrulá Saleh y el hijo del comandante Masud, el emblemático líder antitalibán fallecido, dijo este jueves el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéï Lavrov.

«Los talibanes no controlan todo Afganistán. Hay informaciones que llegan del Panshir», al noreste de Kabul, «donde se concentran las fuerzas de la resistencia del vicepresidente Saleh y de Ahmed Masud», dijo Lavrov en una conferencia de prensa.

Lavrov pidió de nuevo «un diálogo nacional que permita la formación de un gobierno representativo», subrayando que Rusia hacía hincapié en esta idea antes de que los talibanes se hicieran con el poder en Kabul y en la mayoría del país.

El gobierno ruso apoyó una iniciativa en este sentido del expresidente afgano Hamid Karzaï y también envió señales de conciliadoras a los talibanes.

Saleh, que fue vicepresidente del gobierno de Ashraf Ghani, prometió no someterse a los talibanes y se refugió en el valle del Panshir.

Por su parte, Masud también anunció que se opondría a los talibanes y haría suya la lucha por la libertad que libró su padre, héroe de la resistencia antisoviética y posteriormente contra los talibanes.