Entrevistado por Juana Viale, el expresidente de la Nación señaló que “Alberto Fernández nunca tuvo autoridad”; además, explicó por qué se inoculó en Estados Unidos y criticó el operativo sanitario del oficialismo.

En una entrevista con Juana Viale, Mauricio Macri dijo que no repetirá “errores” si le toca “volver al poder”. Y profundizó: “El cambio es posible y está comenzando. Vamos a entrar en una etapa muy buena del país. Soy pesimista en el corto plazo, pero optimista en el largo plazo. Estamos en un camino de aprendizaje”. Además, señaló que gran parte de los conocimientos asimilados durante su gestión están volcados en el libro que publicó, Primer tiempo, y subrayó: “El segundo tiempo ya comenzó”.

Según explicó en el programa La noche de Mirtha, emitido por eltrece, “en la Argentina hay un Estado que te quiere avasallar”. En ese sentido, añadió: “La democracia está en riesgo todos los días porque los dirigentes minan el sistema. Van demoliendo el esquema institucional. Los golpes de estado con tanques, violentos, no existen más”.

Además, consideró que “el peronismo está secuestrado por el kirchnerismo”, que quien gobierna es Cristina Kirchner y que “Alberto Fernández nunca tuvo autoridad”. En relación a esto, y al hablar sobre su vínculo con el actual presidente de la Nación, el líder de Juntos por el Cambio contó que -durante el traspaso de mando- le ofreció renegociar la deuda de la Argentina (que, para Macri, “no es grande” en comparación a la de otros países), pero que Fernández rechazó la propuesta. Tal como recordó, la última vez que conversaron fue antes de que se sancionara la cuarentena en marzo del año pasado. “Se cayó en una sobreactuación en el encierro y en el autoritarismo, que fue muy malo para la sociedad”, cuestionó entonces.

Sumado a esto, dijo que le sorprende “la cantidad de veces que habla” el Presidente, aunque reconoció: “Yo asumo que hablé demasiado poco. Como ingeniero que soy, me concentré en el hacer creyendo que el hacer reemplaza a la palabra y al simbolismo, y eso no es verdad”. Y disparó: “Las contradicciones son permanentes; contradicciones de todos los días, sin rigor científico y sin apego a la verdad. Ha destruido el valor de la palabra presidencial”.

En línea con esto, al evaluar la gestión sanitaria que desarrolló el Gobierno para controlar la pandemia, el presidente ejecutivo de la Fundación FIFA dijo: “Me parece incoherente que se juegue la Copa América en la Argentina”. Y sobre la disputa por la presencialidad en las clases, sentenció: “Es un gobierno más preocupado por quedar bien con los gremios que por los chicos y los padres. Está todo al revés”.

Fuente: La Nación