Alberto Fernández ratificó su compromiso en la búsqueda de la «igualdad» entre los géneros y en no tolerar la «violencia», la «infamia», el «maltrato» y la «agresión psicológica» sobre las mujeres.

El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy que «la solución» a la violencia de género está en la «prevención» a través de la Ley Micaela y en la Justicia, «que tiene que hacer la parte que le corresponde y ocuparse del victimario», al presentar un programa de asistencia económica y acompañamiento integral para luchar contra esa problemática.

Acompañado en la residencia de Olivos por los ministros del Interior, Eduardo De Pedro, y de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la titular de la Anses, Fernanda Raverta, el Presidente presentó el programa Acompañar, que tendrá una inversión de 4.500 millones de pesos.

Conectados por videoconferencia, los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Perotti (Santa Fe), Arabela Carreras (Río Negro) y Jorge Capitanich (Chaco) también participaron de la presentación, que busca promover la autonomía de mujeres e integrantes de la comunidad LGBTI+ en riesgo de violencia de género por sus condiciones socio económicas y vinculares.

«La ley Micaela nos deconstruye para entender los efectos nocivos de la violencia de género y veo con preocupación que, en el Estado federal, el Poder Ejecutivo y Legislativo la aplican pero, lamentablemente, el Poder Judicial no», dijo.

En ese sentido, el mandatario afirmó que el Gobierno le pidió «por favor al presidente de la Corte Suprema que se ocupe de tratar el tema y solo recibió silencio» y apuntó que «es muy importante que la Justicia entienda este problema porque son ellos los que van a terminar juzgando a los victimarios».