La vicepresidenta modificó un decreto propio para ampliar el tiempo de participación en los debates del Senado que podrán extenderse hasta ocho horas. En la agenda está la donación de plasma, la receta electrónica y dos proyectos sobre Malvinas.

Durante lo que va de la pandemia y tras acudir a la Corte, tanto el Senado como Diputados sesionaron en la modalidad mixta, con algunos pocos legisladores en el recinto y el resto desde sus domicilios, despachos o dependencias oficiales como Legislaturas provinciales y Concejos Deliberantes.

Vencido el protocolo que aprobaron los senadores, Cristina Kirchner había convocado a sesión con un protocolo nuevo según el cual podría tratarse cualquier tema y sin fecha de vencimiento. Sin embargo, tras el reclamo de Juntos por el Cambio, publicó una modificación del decreto del día anterior (11/2020). El nuevo texto (12/2020) establece que las sesiones remotas tendrán una vigencia de 60 días, que los bloques contarán con un tiempo mayor para hacer uso de la palabra y que se convocará, cuando el reglamento lo requiera, a reuniones de labor parlamentaria.

El límite del tiempo había sido establecido ante el temor de que el sistema informático no soportara durante tantas horas la conexión de 70 legisladores (uno está convaleciente, Carlos Menem, y otro de licencia, José Alperovich). Sin embargo, tras algunos pocos episodios técnicos que fueron salvados en minutos, en la Cámara alta se coincidió en que el uso del tiempo podría extender las sesiones de 5 o 6 horas a ocho, si fuera necesario.

La renovación del protocolo será el primer tema del orden del día de este jueves en la sesión prevista para las 15. Entre los cambios que CFK consideró “atendibles” está la vigencia de dos meses del reglamento de funcionamiento remoto. La oposición pidió “monitorear” el desarrollo de la pandemia y el oficialismo accedió. El plazo será prorrogable si se mantiene la emergencia sanitaria por COVID-19.

El segundo artículo establece que se podrá extender el tiempo de sesión, previo informe técnico, de seis a ocho horas y que el tiempo disponible para cada bloque será proporcional a su número de miembros, como venía ocurriendo. De las ocho horas, 30 minutos serán reservados para las votaciones y notificación de los resultados.

Varios de los proyectos a tratar tienen amplio consenso y un par se convertirían en ley como la receta médica digital y la creación de una Campaña Nacional de Donación de Plasma de pacientes recuperados de Covid-19 que fue impulsado por Máximo Kirchner, unificó varias iniciativas y sumó la firma de opositores del PRO como Cristian Ritondo y Carmen Polledo.