El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró este miércoles que algunos bonistas de la Argentina ya aceptaron el canje de deuda propuesto por el Gobierno y señaló que se seguirá pulseando con el resto para intentar un acuerdo mayoritario dentro del plazo establecido, que termina el viernes a las 17:00.

Guzmán dijo que en las últimas jornadas notó cierta “flexibilidad” por parte de importantes sectores de los acreedores para negociar el canje de bonos soberanos y señaló que llegar a un acuerdo es también interés de los bonistas, por lo que se mostró optimista sobre el resultado de las negociaciones.

Afirmó que si bien Argentina no mejoró la oferta en los últimos días, el Gobierno también fue “flexible” en los diálogos mantenidos con los acreedores dado que la oferta elaborada inicialmente en el primer trimestre de este año contemplaba un plazo de gracia de cuatro años y confluyó a tres años de acuerdo con las posibilidades que dieron los bonistas en los primeros diálogos.

Según confirmó el funcionario en una teleconferencia con la Universidad de Columbia (en la que trabajó hasta noviembre cuando fue convocado por el entonces presidente electo Alberto Fernández), “algunos acreedores ya aceptaron la oferta mientras continúan las negociaciones con otros, todavía hay tiempo para que cierre el plazo establecido”.

No precisó qué porcentaje aceptó la propuesta.

Guzmán se expresó en una charla titulada “Argentina, entre el Covid-19 y la crisis de deuda soberana”, en la que dio un pantallazo general sobre cómo prevé serán las variables macroeconómicas del país durante la década presente.

La convocatoria de Columbia estuvo dirigida por Victoria Murillo, del Instituto latinoamericano de la Universidad.

Participaron también el profesor y director del Centro para el desarrollo sustentable de la Universidad de Columbia, Jeffrey Sachs y el economista argentino Martín Uribe.