En plena cuarentena y dentro de una grave crisis económica, los municipios buscan generar recursos de muchas maneras debido a que los ingresos no son los mismos que apenas un mes atrás.

Dentro de este panorama, el municipio de San Isidro tomó la determinación de rematar 15 mansiones con deudas de ABL superiores al millón de pesos y cuyo valor inmobiliario ronda el millón de dólares.

En la web del municipio, el intendente Gustavo Posse explicó que “les iniciamos un juicio de apremio fiscal” y que “ya están confirmados el tasador y el martillero”.

Si bien San Isidro posee uno de los mayores índices de cobrabilidad de la tasa de ABL de la Provincia de Buenos Aires, el remate tiene como objetivo no perjudicar a aquellos vecinos que pagan aún con dificultad.

Fuente: Infobae