En Chacabuco se puso en marcha el control con un cartón que tiene una fragancia para los automovilistas. La pérdida del sentido es uno de los síntomas de la enfermedad.

La ciudad bonaerense de Chacabuco se convirtió este jueves en el primer municipio del país en poner en marcha un «control de olfato», en los accesos a la ciudad, para detectar casos de coronavirus.

El intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, médico pediatra, explicó, en declaraciones periodísticas, que «a los controles en los accesos, de identificación de chapa patente, datos de conductor y acompañantes y control de temperatura, le hemos agregado desde hoy la prueba del olfato ya que está demostrado científicamente que entre un 30 y un 66 por ciento de las personas que son asintomáticas y poseen coronavirus positivo pierden el olfato».

En el distrito de Chacabuco, de 55 mil habitantes, rige desde hace días una restricción de circulación vehicular según sea patente par o impar, la obligatoriedad de usar barbijo o tapaboca,y a partir de hoy se suma el control olfativo

Se trata de un cartón con una fragancia que los automovilistas deben oler e identificar para certificar que tienen olfato.

El jefe comunal insistió en que se debe salir sólo si es necesario, «el virus está circulando y está esperando la oportunidad para infectar».

El control olfativo se puso en marcha en los dos ingresos principales: Elguea-Román, donde está permitido circular las 24 horas y el acceso por Hipólito Yrigoyen, por donde se circula de 8 a 18 horas.

Fuente: Télam