Lo decidió hoy el Banco Central, será automático para quienes no abonen el saldo. La medida se dispuso para aliviar a las familias en medio del parate económico.

Con la extensión de la cuarentena obligatoria, el Banco Central dispuso que los saldos de las tarjetas de crédito podrán refinanciarse con tres meses de gracia, en hasta nueve cuotas y con una tasa de interés máxima del 43 por ciento anual.

Este lunes 13 vencen los resúmenes de las tarjetas de crédito y préstamos personales. El BCRA había extendido el vencimiento de estas deudas hasta el fin del aislamiento, que ahora continuará.

La entidad que preside Miguel Ángel Pesce permitirá cancelar las deudas y los resúmenes con tres meses de gracia y hasta nueve cuotas fijas. Además, volverá a bajar la tasa de interés máxima, que a comienzos de mes llevó al 49% desde el 55% previo. Podrá financiarse todo el resumen, sin necesidad de hacer el pago mínimo.

Con la ampliación del aislamiento, el BCRA adoptó una medida menos provisoria que el corrimiento de la fecha de pago. Por eso, operarán los vencimientos ya establecidos, pero se habilitarán opciones para saldar las deudas en nueve cuotas fijas, con un trimestre de gracia, y una nueva baja en el tope de tasa de interés que cobran los emisores de las tarjetas de crédito para financiar el saldo.

La Comunicación “A” 6964 dispuso que «los saldos impagos correspondientes a vencimientos de financiaciones de entidades financieras bajo el régimen de tarjeta de crédito que operen a partir del 13 de abril y hasta el 30 de abril deberán ser automáticamente refinanciados, sin necesidad de trámite alguno por parte del titular de la cuenta».

Además, consignó que «los bancos emisores deben ofrecer al menos tres meses de gracia y 9 cuotas fijas». Así, «las cuotas comenzarán a pagarse en agosto a un valor de 147 pesos por cada 1000 pesos refinanciados».

Los clientes que refinancien el resumen de cuenta, además, podrán precancelar la deuda en cualquier momento antes del plazo establecido, total o parcialmente, sin costo adicional, «excepto el interés compensatorio devengado hasta la precancelación».

La medida alcanza a los usuarios de tarjetas bancarias. No estarían incluidos aquellos emisores que no sean bancos, como supermercados u otras cadenas comerciales.