En medio de la pandemia del coronavirus, las personas contagiadas por dengue se multiplican en todo el país y los casos sospechosos se contabilizan en 26.351, mientras que son 7862 casos los confirmados. El número de afectados en la Ciudad de Buenos Aires alcanzó los 4.302 pacientes, de los cuales 2.134 fueron confirmados en laboratorio, según el último boletín epidemiológico semanal del pasado 3 de abril.

“Las dos cosas son importantes. Por más de que nos ocupe la cabeza en este momento la pandemia, el dengue es un tema muy serio, no tenemos que descuidarlo. En la Argentina estamos en época, por ende, hay que insistir en los cuidados, en el descacharreo, en fumigar, en cortar el pasto. Nadie puede decir, que esto es una elección de una enfermedad por sobre otra. De hecho, ha habido casos en los que se han sumado ambas enfermedades”, dijo a Infobae Lautaro De Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Con respecto a la Ciudad de Buenos Aires, los barrios más afectados son los del sur porteño, los de la Comuna 8 (Villa Soldati y Lugano); la Comuna 4 (Parque Patricios, Barracas, La Boca y Pompeya); y la 10 (Floresta, Monte Castro, Versalles, Villa Luro). El mapa de actividad del mosquito Aedes aegypti tiene forma de L y se concentra tanto en zonas precarias y residenciales en las cercanías a la autopista General Paz, como Villa Devoto, Villa Urquiza o Saavedra.

De este modo con la lupa sobre los más de 1200 casos confirmados de coronavirus que se registran en el país, el dengue es otro enemigo silencioso que se suma al listado de preocupaciones sanitarias a los que la población debe estar atenta.

“Durante las pandemias está descripto que al poner el foco en la misma se corre el riesgo de desatender otras necesidades sanitarias. Respecto al dengue, un freno las medidas de prevención puede producir una exacerbación del brote, que es muy peligroso”, aseguró a este medio Romina Mauas, infectóloga y coordinadora médica de Helios Salud y miembro de la SADI.

Distinto a lo que le sucedió a Petralia, para Ana C. de Parque Patricios, los síntomas fueron leves, lo más difícil fue conseguir un diagnóstico y que se tomen las medidas correspondientes: “Llamé al 107 y me dijeron que espere en mi casa o que me acerque a una guardia de un hospital. Le tuve que pedir a un conocido que haga la denuncia al 147 para que todos mis vecinos esté alertas, pero no recibimos respuesta ya que estaban enfocados en todo el tema del coronavirus”.

El tratamiento por dengue sólo ataca a los síntomas. Es una enfermedad larga y dolorosa. Por eso en algunos lugares la llaman “fiebre rompehuesos”. Los síntomas que presenta el dengue, según el Ministerio de Salud, son fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y/o sangrado de nariz y encías. Según informan, ante este cuadro se debe acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado. Desde la cartera de Salud aclaran como muy importante no automedicarse, no tomar aspirinas, ibuprofeno y/o inyecciones intramusculares.

Fuente: Infobae