El aislamiento social preventivo para frenar el avance del coronavirus provocó un importante incremento en las consultas y denuncias por violencia familiar y de género, superando las cinco mil llamadas, informó la Provincia.

En efecto, desde que comenzó la cuarentena, la línea 0 800 888 9898 del Polo de la Mujer recibe «unas 300 llamadas diarias en promedio», las cuales son derivadas a un equipo compuesto por 100 profesionales del derecho, el trabajo social y la psicología, que responden las consultas, brindan asesoramiento y receptan denuncias.

En su mayoría, el contacto procura asesoramiento sobre cómo hacer denuncias sobre violencia familiar, especialmente en contra de las parejas. Amenazas de muerte, hostigamiento, violencia psicológica y física son las características más frecuentes expresadas por quienes se comunican a través de las distintas vías de contacto que el Ministerio puso a disposición de la ciudadanía.

Por su parte, el Centro Integral de Varones asistió a 1.631 hombres en distintas problemáticas, «gracias al sistema de atención telefónica desarrollado en el marco de las disposiciones adoptadas por la pandemia del COVID 19. El Centro trabaja con varones en situación de violencia desde 2016 y, a partir de 2020, con aquellos interesados en participar de la nueva Escuela de Igualdad».

En cuanto al accionar de la Policía, cabe señalar que entre el 20 de marzo y el 5 de abril, se concretaron 111 detenciones por situaciones de violencia de género o familiar, y abuso sexual. De ellas, 16 se produjeron a raíz de la activación del botón antipánico. La Brigada de Protección Integral a la Mujer continúa activa las 24 horas.

Fuente: La Voz