Las demoras se originan debido a que cuando hay actividad eléctrica en la zona del aeropuerto, se activa el protocolo de seguridad que funciona desde el año pasado en la mayoría de las estaciones y que obliga a la suspensión de todo tipo de tarea en pista.

Los vuelos en los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque registran demoras debido a la fuerte tormenta con actividad eléctrica que cae sobre la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, lo que había obligado a las terminales aéreas a paralizar el servicio a primera hora de la mañana.

En Aeroparque la actividad se paralizó de manera intermitente entre las 9 y las 10, normalizándose a partir de ese momento, pero con la expectativa de que podrían volver a activarse las medidas de seguridad ante la permanencia de la actividad eléctrica en la zona.

En Ezeiza, en tanto, la paralización se inició poco después de las 6 y se mantuvo hasta pasadas las 8, lo que provocó sobre todo demoras en el retiro de equipajes de parte de varios vuelos que arribaron en esa franja horaria.