La menor sigue con asistencia respiratoria mecánica y los médicos le realizan estudios complementarios.

Duraron unos minutos, quizás instantes, pero el miedo y la angustia que causaron dos balaceras en Rosario siguen presentes en los vecinos del barrio de Vía Honda. El reloj marcaba las 17.30 cuando, en una misma cuadra de la zona oeste de la ciudad, dos personas que circulaban en una motocicleta abrieron fuego contra la gente de la zona, dejando cuatro heridos, entre ellos una niña de ocho años que fue alcanzada por una bala en la cabeza. Ahora la pequeña permanece internada y se encuentra en estado crítico.

En diálogo con medios locales, la directora del Hospital de Niños Victor J. Vilela –donde la niña fue trasladada de urgencia luego del ataque– sostuvo: “La paciente ingresó hemodinámicamente estable, pero se encontraba complejizada y luego entró a quirófano para una toilette quirúrgica.

Si bien cualquier análisis todavía es prematuro, la profesional explica cómo es el cuadro de la víctima: “La nena sigue con asistencia respiratoria mecánica, su estado de salud es grave, y hay que esperar estos días para seguir haciendo estudios complementarios”.

Además, la directora resalta que si bien la menor no tiene lesiones en otros órganos nobles, su pronóstico es reservado y lo más prudente es esperar ya que el cuadro es complejizado”.

En el mismo suceso, también resultó herido de bala Alan Simón, de 22 años, quien llegó a ser socorrido por el mismo vecino y también quedó internado en estado reservado.