Pekín anunció represalias que incluyen la interrupción de la cooperación en la lucha contra el cambio climático y el diálogo de altos mandos militares.

China anunció este viernes que interrumpirá la cooperación con Estados Unidos en una serie de ámbitos, incluido el diálogo entre mandos militares de alto nivel y la lucha contra el cambio climático, en represalia por la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi.

El gobierno chino «suspenderá las conversaciones sobre el cambio climático con Estados Unidos» y cancelará un encuentro con líderes militares, así como dos reuniones sobre seguridad, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores chino, citando el «desprecio» que mostró Pelosi con su visita a Taiwán.

China y Estados Unidos, los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo, alcanzaron un acuerdo sorpresa sobre el clima en la cumbre COP26 celebrada en Glasgow el año pasado.

En dicho acuerdo se comprometieron a trabajar juntos para acelerar la acción a favor del clima durante la próxima década y a reunirse regularmente para «abordar la crisis climática».

Reuters informó que Pekín incluyó a la cooperación transfronteriza sobre el crimen, los mecanismos de seguridad marítima y las relaciones sobre inmigración y políticas antidrogas como áreas de actividad que cesarán.