En cumplimiento de un oficio proveniente del Juzgado Federal N°1 de Tucumán, efectivos del Escuadrón 55 “Tucumán” abrieron dos paquetes postales que habían sido interdictados en el Puesto de Control «Trancas», sobre el kilómetro 1.358 de la Ruta Nacional N° 9, y encontraron casi 61 kilos de cocaína. Las encomiendas contaban con juguetes despachados desde Jujuy con destino a Córdoba, y el estupefaciente fue detectado gracias al trabajo de la perra «Saira», al servicio de la Gendarmería Nacional.

 En primer lugar se descubrieron 16 paquetes con 3 kilos 800 gramos de hojas de coca en estado natural, y la segunda y la tercera encomienda contenían tres bultos con juguetes que intentaban ocultar paquetes rectangulares característicos a los utilizados para el transporte de estupefacientes.

Personal de Criminalística y Estudios Forenses realizó las pruebas de campo Narcotest sobre la sustancia hallada y arrojó resultado positivo para “cocaína”, con un peso total de 60 kilos 832 gramos, distribuidos en 59 “ladrillos”.