La producción alemana tiene una duración total de menos de dos horas, pero logró cautivar la atención de los suscriptores en el popular servicio de streaming.

Hay historias que necesita pocos minutos para atraparnos. Mientras sus títulos más conocidos se inclinan por un formato más largo, hay joyitas en el catálogo de Netflix que piden pocas horas por parte del espectador, pero logran comunicar una cautivante historia que hace imposible no reproducir el próximo capítulo.

Este es el caso de «Temporada de secretos» una misteriosa miniserie alemana que con tan solo tres episodios aborda las más íntimas complejidades de una familia. Esta producción original de Netflix fue estrenada en 2019, pero continúa capturando la atención de los espectadores con una simple pero intensa historia.

Tres generaciones de una familia se reúnen para las fiestas y está claro que hay muchas cosas de las que no han hablado a lo largo de los años: resentimientos, arrepentimientos y dolores acumulados durante mucho tiempo. La cámara salta de un lado a otro a través de períodos de tiempo, desplegando una compleja red de drama familiar que se extiende por décadas.

Esta es la premisa de «Temporada de secretos», una miniserie de Netflix que no tarda en atrapar la curiosidad de los suscriptores: en los primeros minutos de su primer capítulo, la familia reunida para las celebraciones entra en shock con la muerte de la abuela Eva. Mientras todos entran en pánico después de dejar su cuerpo en su habitación, Eva desciende por las escaleras, claramente con vida y con preguntas para toda la familia.

Tal como lo explicó la directora Samira Radsi en un comunicado oficial por el estreno de la serie, la historia se convierte en una exploración del linaje femenino de la familia: «Con una estructura narrativa inusual, ‘Temporada de Secretos’ ilustra cómo los miembros de la familia se influyen mutuamente a lo largo de las generaciones y cómo este entrelazado hace al individuo lo que es«.

Temas como alcoholismo, enfermedad mental, suicidio, demencia y muerte son explorados con una sorprendente tranquilidad en la miniserie. Los miembros de esta familia soportaron cada uno episodios traumáticos en sus vidas, por lo que las revelaciones, por impactantes que sean, nunca descienden en el caos. No hay gritos ni peleas, solo tristeza y tensión.

Fuente: Crónica Tv