Este jueves, reingresará al Concejo Deliberante el proyecto que pretende volver más estricto el control de alcoholemia a nivel local para llevar la presencia de alcohol en sangre a cero, armonizando la exigencia con lo que dispone la Ley Provincial 10.181.

Este proyecto, que cuenta con la firma de diversos bloques y se espera que no tenga sobresaltos para superar los debates en comisiones, ingresó en 2020 al Concejo Deliberante capitalino y el advenimiento de la pandemia llevó a que perdiera estado parlamentario.

En la actualidad, se sanciona la presencia mayor a 0.4 gramos de alcohol en sangre de los conductores. 

El proyecto incluirá además un artículo para sancionar la presencia en sangre de «índices de marihuana, cocaína, drogas sintéticas y demás sustancias que disminuyan la aptitud para conducir».  

«En cuestiones que tienen que ver con la seguridad vial y esta siniestralidad que aumenta fuertemente en Córdoba y muchas veces está relacionada con la ingesta de alcohol, tenemos que estar de acuerdo», indicó el edil de Encuentro Vecinal Córdoba, Juan Pablo Quinteros, en una entrevista radial.

Respecto de la polémica que pudiera despertar este proyecto en sectores como el gastronómico, Quinteros recordó que despertó muchas dudas la sanción de la Ley de alcoholemia cero para las rutas cordobesas, aprobada durante la gobernación de José Manuel De La Sota.

«El tiempo hizo ver que redujo la siniestralidad vial relacionada con el alcohol y no afectó el rubro», subrayó, destacando además que uno de los impulsores del proyecto que ingresará el jueves al Concejo Deliberante, es el viceintendente de Córdoba, Daniel Passerini, especialista en Toxicología.