El expresidente había dicho que el gobernador jujeño “tensiona” la convivencia interna de Juntos por el Cambio; Morales criticó las ideas pasadas de Macri.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, le respondió al expresidente Mauricio Macri, quien cuestionó al mandatario provincial al decir que “tensiona” la coalición de Juntos por el Cambio. “Mauricio es jefe del Pro, pero no del radicalismo, no es mi jefe”, enfatizó Morales, y añadió que -como presidente de la UCR- él no puede “dejarle pasar” ciertas expresiones al exjefe de Estado, como su reivindicación del neoliberalismo.

En una entrevista con TN, Morales destacó que Macri “ayudó mucho a Jujuy”, manifestó su agradecimiento hacia él y sostuvo que “el pueblo jujeño debe estar agradecido” con el expresidente, pero -de todos modos- reconoció que tienen diferencias.

En relación a esto, se refirió a las declaraciones de Mauricio Macri, quien al hablar del gobernador de Jujuy, había señalado: “Todos los curas tienen derecho a ser papas, pero él tiene que encontrar la manera de hacerlo sin tensionar tanto la unidad de la coalición”.

Al respecto, Morales sentenció: “Yo planteo las cosas que veo que están mal, y eso no le gusta al Pro”. En ese sentido, proyectó contundente: “El Pro venía comandando la coalición de Juntos por el Cambio y eso ya no va a ocurrir”. Y remató: “Mauricio es jefe del Pro, pero no del radicalismo, no es mi jefe”.

Además, redobló la apuesta y sostuvo que “lo que tensionan son actitudes o expresiones de un referente tan importante como él, que acaba de ser presidente y, si bien no es mi jefe, es una de las opiniones más importantes de Juntos por el Cambio”.

“Decir que las ideas y los principios de Alfonsín no tiene vigencia es algo que no compartimos. Es lo que nos permitió recuperar la paz, la Justicia, la verdad y la democracia. Entonces, hay algunas expresiones de un dirigente tan importante como Mauricio que deberían ir por otro lado; y yo, como presidente del partido, no las puedo dejar pasar. Si las hace públicas, debe tener una respuesta pública”, concluyó.

Fuente: La Nación