Gobierno de Luis Lacalle Pou duplicó tope para ingresar productos argentinos por Concordia-Salto. Ciudades fronterizas esperan que gestos aperturistas tras cierre pandémico fogoneen alza de compradores del vecino país por amplia brecha de precios

La flexibilización del ingreso de mercadería comprada en tierra argentina activada el lunes por el Gobierno de Luis Lacalle Pou para el paso fronterizo que conecta a Concordia con Salto genera expectativa sobre un potencial empujón para el movimiento económico en esa ciudad de nuestro país y en otras localidades fronterizas entrerrianas, como Gualeguaychú y Colón, de la mano de una diferencia cambiaria que beneficia ampliamente y seduce a los bolsillos uruguayos.

Se trata del Plan Piloto de Declaración Electrónica de Franquicia de Turistas y Tráfico Fronterizo, con alcance a la Administración de Aduanas de la uruguaya Salto, con el permiso para ingresar al vecino país 5 kilos de mercadería comprada del lado argentino, cada 15 días. El tope hasta ahora era de 5 kilos por mes, por lo que se duplicó.

La iniciativa incluye la obligación para “el turista o residente” de presentar la declaración de rigor y mostrar la mercadería adquirida ante la Dirección Nacional de Aduanas del vecino país.

La medida, que se suma a un proceso de apertura horaria del paso fronterizo que se va ampliando tras lo que fue el cierre pandémico, moviliza las expectativas en comercios y servicios de localidades fronterizas entrerrianas, a partir de una brecha de precios en ambas orillas que viene in crescendo desde marzo de 2018.

Según el Indicador de Precios Fronterizos (IPF) elaborado por el Observatorio Económico de la Universidad Católica del Uruguay con sede en Salto, en enero pasado y frente a una misma canasta de bienes seleccionados -con el dólar blue argentino como referencia- “resultó 56,57% más barato adquirirla en la ciudad de Concordia que en Salto” mientras que, “visto desde el punto de vista de Concordia, el indicador muestra que Salto está 130,3% más caro”.

“Con una moneda fuerte o con dólares, el uruguayo no duda en venir a comprar a la Argentina: con lo que allá se compran una remera, acá se compran cinco”, señaló el secretario del Centro de Defensa Comercial e Industrial de Gualeguaychú, Federico Laderach.

En esa línea, aseguró -en declaraciones a APF Digital- que “el comercio de la costa de Uruguay está precisando una inyección en las ventas y ésto se puede lograr de la mano de los uruguayos y su moneda fuerte”. “Hace falta un poco de oxígeno porque las ventas están en medio de un parate importante debido al gran desajuste de precios, que frena el consumo y detiene la economía”, dijo.

Laderach remarcó sin embargo que, más allá de la mercadería que se pueda pasar, “lo importante es que se habilite el paso sin tanto protocolos ni barreras sanitarias”.

En esa línea se expresó el presidente de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Concordia, Leandro Lapiduz, quien instó “a trabajar por una frontera libre de circulación durante las 24 horas, con un certificado escrito o electrónico de vacunación”.

Hay una contracara: en la vereda uruguaya el escenario es seguido con lupa, frente a una potencial erosión en sus ventas. “Cada día más ciudadanos cruzan a Concordia, pero aún no estamos notando repercusiones negativas en la actividad del comercio local”, dijo la presidenta del Centro Comercial e Industrial de Salto, Vera Facchin a Radio Ciudadana de Concordia.

Fuente: Ámbito Financiero