«La deuda es con nosotras y nosotres», así se titular el Dossier realizado por el Observatorio Nacional de Mumalá «Mujeres, Disidencias, Derechos»  Registro de Femicidios, Femicidios Vinculados , Trans – Travesticidios.  
 
El trabajo de Mumalá conjuga «5 años de violencia machista y patriarcal relevadas de manera federal, recabando datos, construyendo estadísticas, con el objetivo de visibilizar las dinámicas de las violencias extremas así como la precariedad de las políticas públicas, exigiendo al Estado estrategias acordes a la situación de Emergencia Nacional en Violencia de Género».  

Algunos de los datos claves que se desprenden del Dossier de la agrupación feminista y transfeminista:
 
– En los últimos cinco años hubo 1343 femicidios, femicidios vinculados y trans- travesticidios en el país.

– Hubo 1 femicidio cada 33 horas en Argentina, de los cuales: el 86.5% son directos (1162 femicidios), el 11.3% son femicidios vinculados (65 de niñas/mujeres, 87 de niños/varones), y el 2.2% son Trans/ travesticidios (29).  
 
– La edad promedio de las víctimas es de 36 años. «Relevamos 134 femicidios en mayores de 60 años. En infancias y adolescencias víctimas se encuentra el mayor porcentaje de violencia sexual y de femicidios vinculados».
 
– 52% de las víctimas eran madres. 3 % estaban embarazadas.  
  
-1439 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre. 
 
– 60% de los femicidios fue cometido por parejas o ex parejas de las víctimas.  
 
–  64% de los femicidios se cometieron en la vivienda de la víctima o en la vivienda compartida.  
 
– En el 12% de los casos la víctima estuvo desaparecida por, al menos, 24hs.  

En Córdoba 

-Se registraron 96 femicidios en ese periodo, el 75% ubicado en el interior de la provincia,  y la tasa provincial de femicidios es de 0,9, algo menor que la tasa nacional (1,1). 
-Otro dato que se destaca con respecto a las medias nacionales es que entre los sujetos femicidas los integrantes de las fuerzas de seguridad ascienden al 16% (media nacional de 9%) y el bajo registro de intentos de femicidios, que adjudicamos a que los mismos no son informados. 

Al respecto, Betiana Cabrera Fasolis, de MuMaLá Córdoba sostuvo:  “Seguimos necesitando políticas públicas sostenidas en el tiempo, integrales y articuladas para erradicar y prevenir la violencia femicida. Pese a los datos y a la demanda del creciente movimiento de mujeres y lgbtiq+, los estados y los gobiernos siguen teniendo deudas pendientes con nuestras vidas, inclusive pese a la jerarquización de la temática reflejada en la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación observamos un impacto limitado, sectario, sin la integralidad que la situación amerita».

Cabrera Fasolis también agregó: «También hacemos un llamado de atención con respecto al aumento de los índices de pobreza, inflación y desocupación, que atenta contra las posibilidades de autonomía de las mujeres y disidencias fortaleciendo en muchas ocasiones la dependencia con sus agresores, a la vez que los ajustes económicos significan un retaceo de los dispositivos públicos de abordaje necesarios. Porque pretendemos inversión pública de calidad, decimos que la deuda es con nosotras/es y repudiamos el acuerdo con el FMI”. 
 
Por último, concluyó: «Exigimos el tratamiento y aprobación del proyecto de Ley de Declaración de #EmergenciaNiUnaMenos para que podamos vivir libres y sin miedo».