Un comunicado firmado por la Prelatura de Esquel y la Diócesis de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, advirtió que hace cuatro años que no hay un año completo de clases presenciales entre la pandemia y los conflictos salariales de los docentes.

En un comunicado firmado por la Prelatura de Esquel y la Diócesis de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, advirtió sobre una «tragedia educativa» y la generación de chicos y chicas «semianalfabetos y analfabetos» por los conflictos salariales docentes que restan días de clase, además de la pandemia y la crisis en el sistema educativo.

«Si a la deserción en todos los niveles, le sumamos los problemas nutricionales en los niños y el aumento de las situaciones de abusos que no son advertidos por falta de escolarización, el drama es mayúsculo», advirtieron, en el marco de cuatro años consecutivos sin clases normales y la evidencia de «chicos y chicas que en los últimos años del nivel primario no saben cómo tomar un lápiz».

«No sólo no comprenden consignas, sino que tienen una seria dificultad para leer y escribir, no entienden cómo hacer las operaciones básicas de la matemática, etc», agregaron en el pronunciamiento firmado por el obispo Joaquín Gimeno Lahoz, de la Diócesis de Comodoro, y José Slaby, obispo prelado de Esquel.

En ese comunicado, remarcaron que además de la pandemia, en Chubut los conflictos educativos ya venían de antes, por los conflictos entre sindicatos docentes y el Estado, en donde responsabilizaron a ambas partes por esta «tragedia educativa».

Fuente: Perfil