Por orden de la Fiscalía de Instrucción del segundo turno de Villa María, a cargo de Juliana Companys, fue detenido el cabo Primero de la Policía Federal Guillermo Ardiles, imputado por «encubrimiento agravado» en el marco de la causa Generación ZOE.

De acuerdo a la información difundida por el Ministerio Público Fiscal, Ardiles cumplía funciones en la delegación de la policía federal de ésa ciudad. Se trata del quinto efectivo policial detenido en esta causa; los cuatro anteriores formaban parte de la Policía de la provincia de Córdoba.

Mientras tanto, sigue prófugo de la justicia Leonardo Cositorto, CEO de Zoe, quien permanece desde hace meses en el exterior del país y por vías virtuales anunció el «relanzamiento» del grupo empresarial.