Varios vecinos evacuaron sus hogares por las cercanías del fuego. Mientras tanto, explotó un camión cerca de la Ruta 14.

Corrientes sigue ardiendo en llamas a causa de los incendios forestales en la provincia en una magnitud sin precedentes y afectando a su paso a productores, vecinos y animales quienes se escapan de las masivas llamas en toda la provincia. Más de 600 mil hectáreas fueron consumidas en el fuego, incluidas zonas de los Esteros del Iberá, y los esfuerzos de bomberos y brigadistas se multiplican para intentar contener los focos activos.

Uno de los puntos más críticos se ubica en la zona de Paraje Los Bretes, en cercanías de la ruta nacional 121. Producto de los intensos vientos, hay peligro de incendio en varias casas rurales del lugar y algunos vecinos comenzaron a evacuar de sus hogares desde el miércoles a la madrugada.

En la Ruta 14. los daños perjudicaron a la localidad de Santo Tomé, afectando 5 kilómetros de tendido eléctrico y con la interrupción de la conectividad vial.

En esa misma ruta se produjo el hecho de mayor alerta cuando un camión de la empresa Liquigas, con aproximadamente 30 mil litros de gas, fue alcanzado por las llamas y terminó calcinado por completo. De acuerdo con algunos testigos, el conductor quiso girar para evitar el fuego a su paso y termino varado en el barranco, frente a los pastizales de la ruta.

Por su parte, los incendios avanzaron sobre las casas rurales del lugar desde el paraje Galarza. Como consecuencia de esto, algunas familias productivas perdieron parte importante de sus instalaciones.

Según el reporte diario elaborado por el SNMF, entre los focos activos de la provincia se encuentran Concepción III, San Miguel, Curuzú Cuatiá, Ituzaingó, Santo Tomé, Loreto y Bella Vista donde trabajaban 114 brigadistas para combatir las llamas. En total, hay 15 focos activos y en Ituzaingó las familias debieron ser evacuadas porque están en peligro sus viviendas. Unas 3.800 personas que luchan para frenar el fuego.

Fuente: Perfil