Corrado Pesce no pudo descender del cerro Torre debido a las graves heridas sufridas por una avalancha. Rescatistas aguardan una mejoría de las condiciones climáticas para llegar al lugar donde está el cuerpo.

Un drone sobrevoló la zona del cerro Torre, en la villa de El Chaltén (Santa Cruz), donde el pasado viernes se había registrado una trágica avalancha de nieve y piedras y constató que el andinista italiano Corrado Pesce no tiene signos de vida.

“Korra” Pesce, de 41 años, quedó malherido e imposibilitado de realizar el descenso junto al argentino Tomás Aguiló, su compañero de travesía, debido a las graves lesiones que sufrió por la sorpresiva caída de nieve mientras ambos dormían en la cara este del cerro Torre.

Carolina Codó, responsable del Centro de Rescate de Montaña de El Chaltén, confirmó este lunes al medio La Opinión Austral que se pudo ubicar el cuerpo del escalador europeo. “A esta altura y sin protección, la muerte se produce en dos horas”, explicó la médica del centro.

Imágenes tomadas por el dron que sobrevoló la zona de la tragedia el mismo viernes por la mañana muestran a Pesce sin signos de vida. A partir de este material, también se pudo verificar que el cuerpo se deslizó 50 metros por debajo de la plataforma donde habían pasado la noche con Aguiló.

“A esa altura, y sin una protección adecuada, la muerte por hipotermia se produce tras un máximo de dos horas”, enfatizó Codó.

Ahora el desafío para los rescatistas pasa por llegar hasta la posición de Pesce. Las adversas condiciones climáticas complican el operativo de búsqueda, por lo cual se evalúa cuál es el mejor momento para ascender hasta el punto donde avistaron el cadáver del andinista italiano.