Las nuevas aperturas, solicitadas por cada uno de esos distritos, dan cuenta de la mejora en la situación epidemiológica del país. Deberán cumplir con un estricto protocolo sanitario.

El gobierno de Alberto Fernández habilitó cinco nuevos corredores seguros internacionales en la Ciudad de Buenos Aires y en las provincias de Buenos Aires y Río Negro. De esta manera se suman cinco nuevas puertas de entrada al país a las ya habilitadas anteriormente en el marco de los cuidados implementados por la pandemia de coronavirus Covid-19.

Estos son los nuevos corredores seguros habilitados desde este lunes:

Yacht Club Argentino, ubicado en Dársena Norte del Puerto de Buenos Aires (CABA)
Terminal de Cruceros del Puerto de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires)
Terminal Fluvial Binacional de Tigre (provincia de Buenos Aires)
Aeropuerto Internacional «Teniente Luis Candelaria» (San Carlos de Bariloche, Río Negro)
Paso fronterizo «Péres Rosales – Lago Frías» (Río Negro)
Las aperturas, dispuestas en las Decisiones Administrativas 84/2022, 85/2022 y 86/2022 publicadas hoy en el Boletín Oficial que llevan las firmas del jefe de Gabinete, Juan Manzur, y los ministros de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

La decisión de avanzar en estas nuevas aperturas responde a la estrategia de levantamiento paulatino de restricciones dispuesto en el marco de la caída de casos positivos de Covid-19 y de la notable mejora en las variables de las condiciones sanitarias.

Cada una de estas puertas de entradas al país deberán cumplir con un estricto protocolo sanitario elaborado específicamente para cada caso. En todos los casos, se debe prestar atención a los mecanismos de testeo y aislamiento, los cuales deberán dar cumplimiento a las recomendaciones e instrucciones de la autoridad sanitaria nacional. En tanto, se deberán ajustar a la normativa nacional vigente en materia de ingreso de personas” al país.

En el caso particular del Yacht Club Argentino se diseñó un “Plan de contingencia para el ingreso de embarcaciones de recreo o deportivas provenientes de puertos del exterior de la República Argentina”, el cual, entre otros puntos, establece que el capitán de cada navío será el responsable de cumplir con las normas sanitarias, mientras que la Federación Argentina de Yachting estará a cargo de interactuar con las autoridades locales y facilitarles toda la información que requieran.