Lo firman legisladores del Frente de Todos y sería para mayores de 18 años y chicos entre 3 y 18 años con comorbilidades.

En medio de la pandemia y con el pico de casos de la tercera ola aún en alza, un proyecto de ley presentado por diputados del Frente de Todos empezó a generar revuelo alrededor de la vacunación contra el coronavirus. Se trata de una iniciativa impulsada por el diputado del oficialismo Juan Carlos Alderete -junto a una decena de legisladores de ese espacio- que pide «incorporar la vacuna contra el Sars-Cov-2 (Covid-19) al calendario nacional de vacunación» y que de esta manera se convierta en obligatoria

El proyecto, que ingresó a la Cámara de Diputados el viernes pasado, tiene siete artículos . «Incorpórese al Calendario Nacional de Vacunación, con carácter gratuito y obligatorio, el esquema completo de vacunación contra el SARS CoV-2 (COVID-19) para todas las personas mayores de dieciocho (18) años que habitan la República Argentina», dice en el primero.

Pero no solo la vuelve a obligatoria para los mayores de edad, también busca que los niños y niñas entre 3 y 17 años «que presenten comorbilidades y/o enfermedades de riesgo debidamente certificadas por personal médico» ingresen en un esquema de obligatoriedad en la vacuna. Hoy, según los números oficiales, el universo de niños entre 3 y 11 años es el que tienen niveles más bajos de vacunación.

Para Alderete, autor del proyecto, «las vacunas demostraron en el mundo que son determinantes para lograr controlar el desarrollo de la enfermedad grave» y considera que quienes no se inoculan «no pueden arriesgar a los que sí estamos vacunados y nos cuidamos».

La discusión que busca instalar el oficialismo en el Congreso va en paralelo a la campaña de vacunación contra el Covid que está en marcha desde comienzos de 2021 y que según los números oficiales cuenta con datos alentadores. Hoy el 73,9% de los argentinos tiene el esquema completo de dosis, un 84,6% recibió una sola dosis y el 21,7 ya alcanzó la de refuerzo.

El proyecto propone que la vacuna se «gratuita» y habilita al jefe de Gabinete a redistribuir -una vez aprobada la normativa- los fondos necesarios a los distritos para que puedan vacunar de manera obligatoria.

Además, agregan que no se necesitará una orden médica para recibir la vacuna.

Para que el proyecto empieza a debatirse deberá primero recorrer los caminos formales y ser aprobado en las comisiones correspondientes. Se descuenta que la de Salud y Presupuesto deberían analizar la iniciativa.

Fuente: Clarín