El gobierno de Emmanuel Macron exigirá que todas las personas que ingresen al país se sometan a test previos, estén o no vacunados contra el coronavirus. Estudian 13 posibles contagios con la variante Ómicron.

El Gobierno de Francia anunció este miércoles que reestablecerá los vuelos con el sur de África a partir del sábado, luego de que fueran suspendidos para evitar la llegada de la nueva variante del coronavirus Ómicron.

Estos viajes se harán con un “marco drástico”, informó el portavoz del Gobierno francés, Gabriel Attal. Hace una semana, el descubrimiento de una cepa del coronavirus en Sudáfrica había provocado el cierre de las fronteras francesas con varios países del sur africano.

Además, anunció la creación de una nueva categoría en el sistema de semáforos del gobierno: rojo escarlata. La misma abarcará los siete países actualmente cubiertos por la prohibición de vuelos, Sudáfrica, Lesoto, Botsuana, Zimbabue, Mozambique, Namibia y Eswatini, más Malawi, Zambia y Maritius.

Los viajeros de estos países sólo podrán entrar en Francia si tienen la ciudadanía europea o residencia permanente, o si son diplomáticos. Todos los viajes por turismo, visitas familiares o estudios desde estos países han sido suspendidos.

Attal señaló en una conferencia de prensa que hasta el momento se han detectado 13 casos sospechosos de contagio con la variante Omicron en Francia.

Asimismo, indicó que todos los viajeros que lleguen a Francia procedentes de fuera de la Unión Europea estarán sujetos a la obligación de dar negativo en las pruebas PCR o de antígenos, independientemente de su estado de vacunación.