El plan Transferencias 3.0 dispone un nuevo esquema en el que interactúan los bancos y las fintech. Todos los puntos de ventas al público deberán aceptar el uso de las billeteras digitales.

El plan Transferencias 3.0, lanzado hace un año atrás por el Banco Central, ingresa mañana en su etapa crucial para el desarrollo de los pagos con código QR, la reducción del uso del efectivo y la creación de un nuevo ecosistema de pagos integrado en la Argentina. Según la normativa del BCRA, desde el 29 de noviembre todos los lectores de código QR deberán aceptar pagos por parte de todas las billeteras digitales. Si bien la integración absoluta puede demorar como en todo nuevo sistema, Transferencias 3.0 mañana rendirá su primer examen en medio de una fuerte competencia entre muchas empresas. Para ello, tanto los usuarios como los comerciantes podrán tener en cuenta algunos aspectos para aprovechar sus beneficios.

El sistema de pagos con QR combinará a los bancos con las fintech. El plan Transferencias 3.0 implica que desde mañana todos los lectores de código QR instalados en un comercio deberán aceptar pagos de todas las billeteras digitales. Estas últimas pueden ser bancarias (Modo, Ank, Cuenta DNI, BNA+ y otras) o bien provista por una fintech (Mercado Pago, Modo, Yacaré, Bimo, Moni, Naranja X, IUDU, Tap y muchas otras).

Esa interacción es obligatoria e incluye a los “aceptadores” de pagos, es decir, a las empresas que ofrecen a los comercios el servicios de aceptar pagos con QR, ya se trate de un QR estático (un sticker de papel pegado en un mostrador) o un QR dinámico (una imagen digital en una terminal POS o en un celular). Para ello, un comerciante (o incluso un cuentapropista que quiera cobrar con QR) puede recurrir a los prestadores tradicionales, como Fiserv (Posnet), Prisma (LaPos) o Mercado Pago.

También a muchos servicios de “aceptación de pagos” que aparecieron en el mercado, como Getnet (Santander), Ualá Bis, SiPago, ViüMi, Toque (Naranja X) y muchas otras.

Los usuarios pueden utilizar cualquier billetera digital para pagar con QR. No hay que tener una billetera en particular sino que cada usuario puede usar la que más le convenga. Quienes sean clientes de algún banco (a excepción del Banco Provincia) podrán utilizar Modo, adhiriendo sus cuentas corrientes o cajas de ahorro. Quienes no lo sean, podrán abrirse una cuenta en cualquiera de las fintech mencionadas en el párrafo anterior, de manera gratuita y remota. Por lo general, las billeteras digitales se abren en pocos minutos bajando una app y sacando una selfie y una foto del DNI para identificarse.

La acreditación de los fondos para el comerciante es inmediata e irrevocable. Una vez que el pagador hizo el pago con su celular el plazo máximo para que el dinero pase a la cuenta del comerciante es de 25 segundos, según dispuso el BCRA. Este aspecto resulta vital para el que cobra, ya que en tiempos de alta inflación los plazos de acreditación se transforman en plazos de desvalorización del dinero.