La vocera presidencial defendió la medida del Central y pidió que “no metan miedo”. Desconcierto en el mercado y críticas de las empresas. Volverían las cuotas, con interés.

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, aseguró ayer que la disposición que prohíbe la compra en cuotas con tarjetas de crédito de pasajes al exterior regirá “el tiempo que sea necesario” y pidió no “meter miedo”, ya que “se puede viajar igual”.

De todos modos, fuente oficiales confiaron que anoche mismo ya se analizaban cambios en la norma debido al impacto que tuvo en los mercados internacionales y domésticos.

La medida del Banco Central que prohíbe financiar en cuotas y con tarjetas los viajes al exterior, aseguró que se trata de una disposición “momentánea” que apunta a “encarar la negociación con el FMI”.

“Tenemos que avanzar en el acuerdo con el FMI y eso implica que las reservas tienen que estar robustas y que el Banco Central debe ser lo suficientemente fuerte para hacerse cargo de esa negociación”, aseguró.

La reacción fue letal en el sector; por ejemplo, las acciones de Despegar cayeron 18% en Wall Street y las agencias de viajes evalúan recurrir a la Justicia.

Además, en la práctica todas las operaciones de venta de pasajes, incluso los locales, se trabaron justo cuando comenzaba un Black Friday, es decir una oportunidad para comprar con fuertes descuentos y en cuotas cerca del inicio de las vacaciones. Y justo cuando, además, el Gobierno promueve el turismo interno.

Por eso, anoche se evaluaba en el Gobierno la posibilidad de incluirle alguna modificación a la medida porque acusaron recibo del desconcierto que generó la decisión. Entre las opciones que se evaluarían figuraría la posibilidad de mantener las cuotas aunque con algún interés en el caso de los viajes al exterior.