El equipo de Battaglia venció 2-0 a Sarmiento de Junín con goles de Luis Vázquez y Frank Fabra.

Este sábado, le ganó con autoridad 2-0 a Sarmiento de Junín dejando una buena imagen, principalmente cuando tuvo espacios para atacar. Así, sumó tres puntos vitales en su lucha por clasificar a la próxima Copa Libertadores.

Fue un primer tiempo para ilusionarse el de Boca. Es cierto que Sarmiento fue un rival que regaló demasiadas libertades y, entonces, es necesario poner en la balanza el contexto para realizar una análisis certero. Pero jugó bien el local y mereció culminar con una goleada abultada. Esa falta de efectividad puede ser uno de los detalles por corregir.

Se sabe: si Boca juega bien, Cardona juega bien. Son cuestiones que no se pueden separar. Por varios pasajes, el colombiano tuvo tiempo y espacio para hacer fluir su juego, tal como sucedió hace unos días en Mar del Plata ante Aldosivi. Pero, se reitera, es indispensable no desprenderse del contexto: no existen tales libertades en otro tipo de nivel, como podría ser un cruce de Libertadores.

Pero en la tarde en la que la Bombonera volvió a mostrar su cara más linda, la repleta y festiva, Cardona fue crack y conductor. Mostró todo su repertorio el cafetero que pretende quedarse en la institución: habilitaciones varias (casi todas para Sebastián Villa), un par de centros a la cabeza de Carlos Izquierdoz y un disparo que se estrelló en el ángulo izquierdo de Manuel Vicentini. El gol, además, se gestó en su cabeza: el enganche hizo la pausa y prolongó para Luis Advíncula, que mandó el centro atrás para el gol de Luis Vázquez.

Fuente: Clarín