El Frente de Todos festejó un contundente triunfo en La Rioja y la obtención de las dos bancas de diputados en juego, pero el resultado no terminó de despejar el suspenso y en Juntos por el Cambio creen que finalmente se quedarán con una banca.

Con casi el 99 por ciento de las mesas escrutadas, el FDT se impone con el 56,06 por ciento de los votos (98.303 sufragios) contra el 27,99 por ciento de JxC (49.077 sufragios). 

Para quedarse con los dos asientos en la Cámara de Diputados, el peronismo necesita duplicar en votos al segundo. Esto está ocurriendo por un margen muy exiguo: apenas 75 votos.

Ese margen fue incluso más apretado durante la madrugada y Juntos por el Cambio llegó a estar a menos de 15 votos de conseguir la banca, aunque con el conteo de más mesas el peronismo consiguió ampliar un poco la distancia.

El gobernador peronista Ricardo Quintela aseguró está mañana que a Juntos por el Cambio no le alcanza para obtener una banca. «El triunfo es contundente e irreversible», afirmó el mandatario, que agregó que faltan mesas que confirmarían la ventaja.

Sin embargo, en Juntos por el Cambio desconocen el resultado y los principales referentes del radicalismo en la provincia, el senador Julio Martínez y la intendenta Inés Brizuela y Doria, felicitaron y consideraron diputado electo a su candidato Juan Amado.

La pelea riojana no terminará en el escrutinio provisorio y se terminará definiendo en la Justicia federal, cuando se realice el conteo definitivo. 

La resolución de esta disputa es clave para la definición de la primera minoría en la Cámara de Diputados ya que podría determinar que el FDT y Juntos terminen empatados en número.

Fuente: La Nueva Mañana