Sammer Bakdounes, un ciudadano árabe que hace 10 años vive en la provincia, perdió los ahorros de toda su vida.

Un ciudadano árabe que es residente en Córdoba desde hace 10 años pagó más de 100 mil dólares para comprar un cerro en Córdoba: lo estafaron y perdió los ahorros de toda su vida.

Sammer Bakdounes es la víctima del engaño que lo llevó a comprar varias hectáreas en un cerro que es parte de la reserva natural de la localidad de Los Hornillos.

La estafa comenzó hace algunos meses cuando Bakdounes le prestó dinero a uno de sus socios comerciales para llevar a cabo negociados e inversiones en la provincia. Luego de un tiempo de haberle prestado el dinero, el socio del hombre le dijo que le iba a pagar con un terreno ubicado en Los Hornillos, localidad ubicada al Este del territorio provincial.

Bakdounes aceptó las tierras como forma de pago, pero a mediados de septiembre se dirigió a comprobar el estado del terreno y se encontró con una gran sorpresa: las hectáreas que le habían vendido eran parte de la reserva natural ubicada en esa zona, según informó eldoce.tv.

Según informaron desde la comuna, además de ser una reserva de biodiversidad, es una cuenca hídrica de agua potable para todos los habitantes del lugar.

Sammer, que vive hace 10 años en Córdoba, sostuvo que “no lo podía creer” cuando fue consultado acerca de la estafa que le realizaron y contó cuáles eran sus planes para ese lugar: «Pensaba construir una casa para el turismo y para mi familia». Además, informó que su socio también es parte de la comunidad árabe y que confiaba en él porque ya habían realizado otros negocios juntos.

El abogado del damnificado, Mariano Ludueña, explicó que la persona que estafó a su cliente firmó todos los documentos de la transacción con su nombre y apellido, por lo que las autoridades ya tienen cómo identificarlo para realizar las distintas investigaciones al respecto. Reveló que no fue la única estafa con la misma modalidad que se realizó en esa zona. «En una reunión con el intendente de la localidad nos contó que le habían vendido otras hectáreas de la reserva a un médico», expresó Ludueña.