Los hijos de Mariana Nannis y Claudio Caniggia están imputados por una pelea en un boliche de Villa Carlos Paz hace cuatro años; “Nos hacen venir por cholulaje de la Justicia de Córdoba”, declaró Alex Caniggia

El próximo jueves se dará a conocer el fallo en el juicio que se les sigue a los hermanos Alex y Charlotte Caniggia en Córdoba por un escándalo que protagonizaron en un boliche de Villa Carlos Paz, en 2017. La Fiscalía solicitó que las penas sean condicionales y, además, reclamó que ambos sean sometidos a tratamiento psicológico y que realicen trabajo comunitario.

De acuerdo con la investigación que llevó adelante el fiscal Ricardo Mazzuchi, el 16 de febrero de 2017, a las 5 de la madrugada, Alexander Caniggia tuvo una pelea con el guardia de seguridad del local, Marcelo Heredia, a quien Caniggia lo habría empujado y presionado a la altura del tórax, causándole escoriaciones en antebrazos y manos. Según la declaración del hombre, además, lo habría amenazado de muerte de manera verbal.

La discusión fue adelante del representante de los Caniggia y cuando el periodista Layús se acercó a filmar con un teléfono celular, lo empujó mientras que Charlotte tiró al piso el móvil y lo rompió.

El juicio comenzó ayer en Cámara 9 del Crimen de Villa Carlos Paz. La fiscal Mercedes Balestrini solicitó hoy para Charlotte Caniggia cinco meses de cárcel condicional, mientras que para su hermano Alex la pena pedida fue de un año y cuatro meses de prisión, también de cumplimiento condicional.

Para el representante, imputado también por presunta coacción, el pedido fue de dos años y cuatro meses de cárcel de cumplimiento condicional. La Fiscal sumó que los hermanos sean sometidos a tratamiento psicológico y que realicen trabajo comunitario.

“Es una causa imbécil, una causa inútil, no hubo nada. No va a haber condena porque nadie hizo nada, es una causa que ni fu ni fa. Nos hacen venir por cholulaje de la Justicia de Córdoba, nada más, si no fuéramos Caniggia no habría ninguna causa”, dijo Alex Caniggia a Radio Universidad de Córdoba.

Fuente: La Nación