Defensa Civil continúa trabajando para evitar que las llamas se acerquen a las zonas habitadas. Hay más de 16 mil hectáreas afectadas, dos muertos y un herido de gravedad en la provincia.

A última hora de la noche de este martes continuaban los incendios forestales al norte de la provincia de Córdoba que llevan afectadas más de 16 mil hectáreas y provocó dos muertes. Comenzó la evacuación de las familias y una persona resultó herida de gravedad por las quemaduras.

El principal foco de incendio se encuentra en la localidad de Caminiaga, en Sobremonte, que junto con Tulumba son los departamentos más afectados. Según informó la Dirección Provincial de Defensa Civil durante la noche iban a seguir trabajando “para evitar que el fuego se acerque a zonas rurales habitadas”. En Caminiaga fueron evacuadas “preventivamente” 40 personas a raíz de la cercanía del fuego y por la densa nube de humo tóxico que cubre algunos campos de la zona.

En la mencionada localidad se trabajó en Chuña Huasi, en el cruce de la Ruta 18 y 21 que va hacia la zona de San Pedro Norte. “El cuadro de situación es bastante complicado” por la mortalidad de animales que fueron alcanzados por las llamas y por la “intensidad del fuego que avanza sobre la vegetación seca muy combustible” manifestó Diego Concha, director de Defensa Civil.

Además, el fuerte viento y las altas temperaturas complican aún más las tareas de los 400 efectivos brigadistas, los cuatro aviones hidrantes (dos de la provincia y otros dos del Servicio Nacional de Manejo del Fuego-SNMF) y helicópteros vigías que fueron dispuestos para combatir los incendios.

Según se había adelantado, las tareas para controlar el fuego continuarían durante toda la noche “en las zonas con visibilidad”. “Queda mucho por hacer, porque el fuego se desplaza rápidamente por el combustible de la vegetación seca y los fuertes vientos del sur, que ahora están rotando hacia el norte”, había manifestado Concha el martes por la tarde.