Este indicador subió respecto de marzo, según un relevamiento que realiza La Voz entre peatones de la Capital. El relajamiento es mayor en la periferia, entre jóvenes, varones y durante la noche.

En el preludio de lo que luego sería la segunda ola de la pandemia en Córdoba, el 18,6 por ciento de los peatones de la ciudad de Córdoba no llevaba barbijo mientras circulaba por las calles.

Casi seis meses después, cuando ya pasó ese trágico brote de coronavirus pero la variante Delta amenaza con provocar otro, hay aún más gente que circula por las veredas cordobesas sin este elemento de protección.

El último relevamiento indica que el porcentaje de los cordobeses que no llevan mascarilla es del 21,5 por ciento, 2,9 puntos más que en marzo. En tanto, el 58,3 por ciento usa correctamente este elemento preventivo y un 20,2 por ciento fue observada con el barbijo mal colocado al no cubrirles la boca y la nariz.

Para el análisis se observaron 590 cordobeses mientras caminaban por tres puntos de la ciudad de Córdoba el jueves pasado, a las 10. Los lugares elegidos fueron los mismos que en marzo: Deán Funes al 300 (Centro), Obispo Trejo al 900 (Nueva Córdoba) y San Jerónimo al 3300 (San Vicente).

El diseño del trabajo se realizó sobre la base de un estudio similar de Antonio Mangione, investigador del Conicet en San Luis, que realiza este registro en esa ciudad desde hace un año. Tres periodistas se ubicaron en una vereda y fueron anotando el uso del barbijo de todas las personas que pasaron por allí durante 30 minutos.

Desde abril de 2020 rige la ordenanza 13.030 que hace obligatorio el uso del barbijo para circular en la vía pública, ingresar o permanecer en espacios públicos y privados de acceso público de cualquier índole, y/o en locales comerciales, plantas industriales, centros de salud y medios de transporte públicos y privados de la ciudad de Córdoba.

Fuente: La Voz