Una joven de 21 años acudió a un hospital de Tartagal y la médica le practicó una ILE tras 22 semanas de gestación. Se arrepintió y la denunció.

La médica que el viernes pasado estuvo detenida algunas horas por haber participado de un procedimiento de interrupción legal del embarazo (ILE) en el hospital de Tartagal, del norte salteño, fue denunciada ahora por la paciente, que aseguró que la «obligó» a abortar.

«Me mató a mi bebé», dice la denuncia en contra de la médica Miranda Ruiz, que el 24 de agosto pasado intervino en un procedimiento de ILE en un proceso gestacional de 22 semanas y dos días.

Esta denuncia fue radicada por la joven de 21 años, quien admitió que ella «quería abortar», por lo que concurrió al Hospital Juan Domingo Perón, de la ciudad de Tartagal, ubicada a 365 kilómetros al norte de la capital salteña.

«Pero cuando hablé con mi tía y mi tío, ya no quería hacerlo y más aún cuando vi a mi hija», señaló la joven en la denuncia, tras lo que reveló que «le iba a poner el nombre de Milagro» a la pequeña.

En este sentido, indicó que le dijo a «la doctora que quería continuar con el embarazo el 24 de agosto, pero no me hizo caso. Me hizo abortar. Me arrepentí de hacerme el aborto y quería que mi hija esté viva».

«Cuando me quería ir, ella me obligó a quedarme en observación», afirmó la denunciante, y agregó que «todos sabían que yo quería continuar con el embarazo, se lo dije a todas las personas que estaban ahí», tras lo que pidió que «se haga justicia».