La medida, anunciada este martes en el Boletín Oficial, podría significar un paso previo para el regreso gradual de turistas desde países limítrofes.

Desde este martes, se encuentran nuevamente en funcionamiento el Aeropuerto Internacional Gobernador Francisco Gabrielli, conocido como “El Plumerillo”, y el Paso Internacional Los Libertadores (Cristo Redentor), ambos ubicados en la provincia de Mendoza, los cuales ya pueden recibir a viajeros del exterior. La medida fue anunciada a través de la Decisión Administrativa 898/2021, publicada este mismo día en el Boletín Oficial.

Con la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de los ministros de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, se anunció que los dos ingresos vuelven a estar habilitados al público, aunque bajo estrictos protocolos sanitarios.

Se trata de una apertura esperada, ya que las últimas veces que se prorrogaron las restricciones por la pandemia del coronavirus, el Poder Ejecutivo nacional ya había aclarado que los gobernadores provinciales podían proponer la implementación “de corredores seguros adicionales a los autorizados, para el ingreso de argentinos y argentinas, residentes en territorio nacional y extranjeros autorizados expresamente por la Dirección Nacional de Migraciones”.

Este fue el caso de Mendoza, que pidió la habilitación de su aeropuerto y su paso fronterizo, ajustándose “a las previsiones” del protocolo elaborado para la ocasión y a “la normativa nacional vigente en materia de ingreso de personas a la República Argentina”.

Entre otras cosas, ese protocolo establece que, ya sea para los ingresos por vía aérea o terrestre, “se garantizará la realización en el lugar de test de antígeno, a través de un servicio dispuesto a tal fin”. Si el resultado de esa prueba es positivo, “se dispondrá de un establecimiento para cumplir con el aislamiento, según la evaluación clínica del pasajero”.

Por el contrario, si resulta negativo, la persona podrá ingresar a la provincia, pero deberá hacer cuarentena durante siete días, momento en el cual tendrá que someterse a un nuevo hisopado. Además, todos los viajeros internacionales completará “una declaración jurada con sus datos personales de contacto y domicilio” donde realizarán el aislamiento.